Cada mes publicamos una serie de artículos de interés para propietarios de viviendas -- consejos para ahorrar dinero, listas para verificar la seguridad de su casa, consejos para mejorar su propiedad, secretos internos de la industria de bienes raíces, etc. Ya sea que actualmente esté "en el mercado", o no, esperamos que encuentre útil esta información. Por favor, siéntase libre de pasar estos artículos a otros miembros de su familia y amigos.

Edición No. 1248
INFORME DESTACADO

Cómo elegir un nuevo calentador de agua
Muchos propietarios esperan hasta que sus calentadores de agua fallen para comprar uno nuevo.
Como entonces están apurados para volver a tener agua caliente, generalmente no tomar el tiempo necesario para investigar cuál es la unidad más eficiente en términos de energía para sus necesidades específicas. Esto es lamentable, porque el costo de comprar y operar un calentador de agua puede variar en gran medida, dependiendo del tipo, la marca y el modelo elegido, y la calidad de la instalación. Para evitar esta situación, sería mejor si hiciera un poco de investigación ahora, antes de enfrentar una compra de emergencia.
Familiarícese ahora con las opciones que le permitirán tomar una decisión informada cuando tenga que comprar un nuevo calentador de agua.




También este mes...
El sistema de 9 pasos que le ayudará a vender su casa rápido y maximizar su ganancia
Actualmente los compradores son más selectivos, y un alto porcentaje de casas que se ponen en venta no se venden la primera vez que salen al mercado. Ahora es más crítico que nunca que se informe sobre qué necesita saber para evitar cometer errores costosos, para poder vender su casa rápido y maximizar su ganancia. posible.


 
 

Termostatos automáticos y programables
El mejor termostato para usted dependerá de su estilo de vida y su nivel de comodidad en las diversas temperaturas de su casa. Aunque los termostatos programables ahorran energía, una unidad manual puede ser igualmente eficaz, si usted la regula diligentemente.
Enlaces Rápidos
Cómo elegir un nuevo calentador de agua
El sistema de 9 pasos que le ayudará a vender su casa rápid y maximizar su ganancia
Termostatos automáticos y programables
 

 

Top>>

Cómo elegir un nuevo calentador de agua

Muchos propietarios esperan hasta que sus calentadores de agua fallen para comprar uno nuevo. Como entonces están apurados para volver a tener agua caliente, generalmente no tomar el tiempo necesario para investigar cuál es la unidad más eficiente en términos de energía para sus necesidades específicas. Esto es lamentable, porque el costo de comprar y operar un calentador de agua puede variar en gran medida, dependiendo del tipo, la marca y el modelo elegido, y la calidad de la instalación. Para evitar esta situación, sería mejor si hiciera un poco de investigación ahora, antes de enfrentar una compra de emergencia. Familiarícese ahora con las opciones que le permitirán tomar una decisión informada cuando tenga que comprar un nuevo calentador de agua.

Tipos disponibles de calentadores de agua

Actualmente existen los siguientes tipos de calentadores de agua: de almacenamiento de agua convencionales, por demanda de agua, con bomba de calor, tipo serpentina sin tanque de almacenamiento, indirecto y solar. También hay disponibles calentadores de agua que pueden conectarse a su sistema de calefacción general de su hogar.

Calentadores de almacenamiento de agua

Los calentadores de almacenamiento de agua convencionales pueden funcionar con los siguientes tipos de combustible: electricidad, gas natural, aceite y propano. Sus tamaños varían de 20 a 80 galones (75,7 a 302,8 litros). Este tipo de calentador de agua funciona liberando agua caliente desde la parte superior del tanque, cuando se abre cualquier cañilla de agua caliente. Para reemplazar el agua caliente liberada, ingresa agua fría en la parte inferior del tanque, asegurando que el tanque esté siempre lleno. Como el agua es calentada constantemente en el tanque, puede desperdiciarse energía incluso cuando no se abre ninguna canilla de agua caliente. Esto se denomina pérdida de calor en espera. Los modelos más eficientes en materia de energía pueden reducir significativamente la cantidad de pérdida de calor en espera, por lo cual son más económicos de operar.

Calentadores por demanda de agua

Los calentadores por demanda de agua (o instantáneos) permiten eliminar por completo las pérdidas de calor en espera y reducir el consumo de energía entre un 20% y un 30%, ya que no tienen tanques de almacenamiento de agua. Corre agua fría a través de una tubería, hacia la unidad, y un calentador de gas o un elemento eléctrico calienta el agua únicamente cuando se la necesita. Con estos sistemas, usted nunca se queda sin agua caliente. Sin embargo, los calentadores por demanda de agua tienen una desventaja potencial: tasa limitada de flujo. Normalmente, los calentadores por demanda proveen agua caliente a una tasa de 2 a 4 galones (7,6 a 15,2 litros) por minuto. Esta tasa de flujo puede ser suficiente si su familia no utiliza agua caliente en más de un lugar de la casa (ej.: bañarse y usar el lavarropa al mismo tiempo). Para satisfacer la demanda de agua cuando se utiliza más de una canilla al mismo tiempo, los calentadores por demanda pueden instalarse en secuencia paralela. Aunque los calentadores por demanda accionados con gas tienden a tener mayores tasas de flujo que los eléctricos, pueden desperdiciar energía cuando no calientan agua pero mantienen la luz de su piloto prendida. Sin embargo, la cantidad de energía consumida por la luz del piloto es muy pequeña.

Calentadores de agua con bomba de calor

Los calentadores de agua con bomba de calor utilizan electricidad para mover calor de un lugar a otro, en vez de generar calor directamente. Para calentar el agua en los hogares, los calentadores con bomba de calor funcionan como los refrigeradores, pero al revés. Los calentadores con bomba de calor pueden comprarse como unidades integrales con tanques de almacenamiento de agua incorporados, o como unidades adicionales, que pueden incorporarse a un calentador de agua existente. Estos sistemas tienen un alto costo inicial. También requieren instalación en lugares que permanezcan dentro de un rango de temperatura de 40° a 90°F (4,4° a 32,2°C) durante todo el año y que haya, por lo menos, 1000 pies cúbicos (28,3 metros cúbicos) de espacio libre alrededor del calentador de agua. Para que operen más eficazmente, se los debe instalar en áreas que tengan exceso de calor, como el cuarto donde está instalado el sistema de calefacción. No funcionan bien en lugares fríos.

Calentadores de agua tipo serpentina sin tanque e indirectos

El sistema de calefacción del hogar también pueden utilizarse para calentar agua. Los dos tipos de calentadores de agua que utilizan este sistema son el calentador tipo serpentina sin tanque y el indirecto. El calentador de agua tipo serpentina sin tanque no requiere tanque de almacenamiento de agua separado, porque el agua es calentada directamente adentro de la caldera, en un sistema de calefacción hidrónico (es decir, de agua caliente). Cuando se abre una cañilla de agua caliente, el agua fluye a través de un intercambiador de calor presente en la caldera. Durante los meses más fríos, este tipo de calentador de agua funciona bien, porque el sistema de calefacción se utiliza regularmente. Sin embargo, el sistema es menos eficiente durante los meses más calurosos y en climas más cálidos, cuando se utiliza menos la caldera. Con un calentador de agua tipo indirecto se necesita un tanque de almacenamiento de agua separado. Al igual que el calentador tipo serpentina, el calentador de agua indirecto circula el agua a través de un intercambiador de calor presente en la caldera. Luego, el agua calentada fluye a un tanque de almacenamiento aislado. Como la caldera no tiene que operar frecuentemente, este sistema es más eficiente que el de serpentina sin tanque. En realidad, cuando se utiliza un calentador de agua indirecto con una caldera de alta eficiencia, la combinación puede proporcionar uno de los métodos más económicos de calentamiento de agua.

Calentadores de agua solares

Por medio de sistemas especialmente diseñados, la energía del sol puede utilizarse para calentar agua en su casa. Dependiendo del clima y el uso de agua, un calentador de agua solar bien diseñado, instalado y mantenido puede satisfacer desde la mitad a casi toda la demanda de agua caliente de un hogar. En su mayoría, los calentadores solares tienen dos características distinguidas: un recolector y un tanque de almacenamiento. En sus demás aspectos, estos calentadores pueden variar significativamente, en cuanto a su diseño se refiere. Los diversos diseños pueden clasificarse en: pasivos o activos y en directos (también llamados de circuito abierto) o indirectos (también llamados de circuito cerrado). Lo sistemas pasivos operan sin bombas ni controles y pueden ser más confiables, más durables, más fáciles de mantener, y más económicos de operar que los sistemas activos. Los calentadores solares activos incorporan bombas y controles, para mover fluidos de transferencia de calor de los recolectores a los tanques de almacenamiento de agua. Tanto los sistemas activos como los pasivos a menudo requieren calentadores de agua “convencionales” a manera de reserva, o los sistemas solares funcionan como precalentadores para las unidades convencionales. Un sistema de calentamiento de agua solar directo circula agua residencial a través de recolectores, y no es apropiado para climas con temperaturas bajo cero. Un sistema indirecto sería más apropiado para temperaturas bajo cero, porque el fluido presente en los recolectores generalmente consiste en cierta forma de anticongelante. Si está considerando comprar un sistema de calentamiento de agua solar, sería conveniente que compare productos ofrecidos por distintos fabricantes. No es suficiente seleccionar un calentador de agua solar con buena clasificación, ya que el diseño, el tamaño, la instalación y el mantenimiento apropiados, son también aspectos críticos para asegurar el desempeño eficiente del sistema. Aunque los precios de venta e instalación de los calentadores de agua solares normalmente son más altos que los de los sistemas convencionales, sus costos de operación son mucho menores.

Criterios de selección

Al igual que con cualquier compra, haga un balance de las ventajas y las desventajas de los distintos calentadores de agua de acuerdo con sus necesidades particulares. En la elección de un nuevo calentador de agua, hay numerosos factores a considerar. Algunas otras consideraciones son la capacidad, la eficiencia y el costo.

Determinación de la capacidad

Aunque algunos consumidores basan su compra en el tamaño del tanque de almacenamiento de agua, la capacidad de demanda en horario de mayor consumo, conocida como “capacidad de primera hora” (first hour rating – FRH) es, en realidad, el aspecto más importante a considerar. La FHR es una medida de cuánta agua caliente el calentador entregará durante una hora de gran consumo. Por lo tanto, antes de comprar un calentador, estime su demanda de horario de mayor consumo y busque una unidad con una FHR dentro de ese rango. Los calentadores de agua accionados con gas tienen FHRs más altas que los eléctricos de la misma capacidad de almacenamiento. Por lo tanto, quizás pueda satisfacer sus necesidades de calentamiento de agua con una unidad accionada con gas que tenga un tanque de almacenamiento más pequeño, que con una unidad eléctrica con la misma FHR. Los calentadores de agua de gas más eficientes utilizan diversos arreglos no convencionales para la toma y salida de aire de combustión. Estas características, sin embargo, pueden aumentar los costos de instalación.

Clasificación de la eficiencia

Una vez que decidió qué tipo de calentador de agua sería el más apropiado para sus necesidades, determine cuál, dentro de esa categoría, es el más eficiente en materia de combustible. El mejor indicador de la eficiencia de un calentador es el "factor de energía" (FE), el cual se basa en la eficiencia de recuperación (es decir, cuán eficientemente transfiere el calor de la fuente de energía al agua), las pérdidas en espera (es decir, el porcentaje de calor perdido del agua almacenada, por hora, comparado con el contenido de calor del agua), y las pérdidas del ciclo de calentamiento. Cuanto mayor el FE, más eficiente el calentador de agua. Los calentadores de agua con resistencia eléctrica tienen un FE entre 0,7 y 0,95; los calentadores de gas tienen un FE entre 0,5 y 0,6, y algunos modelos de alta eficiencia llegan a alrededor de 0,8; los calentadores activados con petróleo rondan entre 0,7 y 0,85, y aquellos con bomba de calor entre 1,5 y 2,0. La información impresa de los fabricantes proporcionada con el producto normalmente incluye la clasificación del FE. Si no está incluida, puede obtenerla contactando a una asociación de fabricantes de productos del hogar. Otras características de eficiencia energética a tener en cuenta en la compra de un calentador de agua son: que el tanque tenga, por lo menos, 1,5 pulgadas (3,8 centímetros) de goma espuma aislante, y su clasificación de eficiencia energética.

Comparando costos

Otro factor significativo para los consumidores es el costo, el cual comprende no sólo el precio de compra, sino también los gastos de mantenimiento y operación durante la vida útil del calentador de agua. Para decidir qué modelo comprar, es recomendable analizar el costo del ciclo de vida; es decir, el total de todos los costos y los beneficios asociados con la compra durante el período estimado de vida útil del calentador. Generalmente, las unidades con garantías más extensas son más caras. A menudo, el calentador de agua cuyo precio de compra es el más barato, finalmente es el que implica mayores costos de operación.


 

 

Top>>

El sistema de 9 pasos que le ayudará a vender su casa rápido y maximizar su ganancia


"Actualmente los compradores son más selectivos, y un alto porcentaje de casas que se ponen en venta no se venden la primera vez que salen al mercado. Ahora es más crítico que nunca que se informe sobre qué necesita saber para evitar cometer errores costosos, para poder vender su casa rápido y maximizar su ganancia."

¿Recuerda no tanto tiempo atrás, cuando se podía hacer una fortuna en el mercado inmobiliario? No era nada entonces comprar una casa, esperar un poco de tiempo, y luego venderla a una ganancia considerable.

Y luego, volver a repetir ese proceso.

Bien, como usted sabrá, los tiempos han cambiado. Como los mercados ahora fluctúan constantemente, el mercado inmobiliario es impredecible, debido a los cambios de precios y las fluctuaciones de las tasas de interés. Por lo tanto, ahora es más crítico que nunca que usted se informe sobre qué necesita saber para evitar cometer errores costosos cuando venda su casa, para poder venderla rápido y maximizar su ganancia.

Los 7 errores capitales que cometen la mayoría de los vendedores de casas

  1. No analizar por qué venden sus casas.
  2. No poner sus casas en buena condición para captar la atención de los compradores potenciales.
  3. Estipular un precio de venta incorrecto.
  4. Esmerarse "demasiado" en vender sus casas cuando las muestran a los posibles compradores.
  5. Firmar un acuerdo a largo plazo de representación de venta, sin garantía escrita de desempeño.
  6. Dificultar a los compradores la obtención de información sobre sus propiedades.
  7. No obtener la preaprobación del crédito hipotecario para comprar la casa a la que desean mudarse.

El sistema de 9 pasos que le ayudará a vender su casa rápido y maximizar su ganancia.

Vender su casa es uno de los pasos más importantes que, quizás, tome en su vida. Este sistema, consistente en 9 pasos, le proporcionará las herramientas necesarias para que usted maximice su ganancia, mantenga el control, y reduzca la tensión proveniente del proceso de venta de su casa:

1. Sepa por qué vende su casa y no divulgue la razón por la que la vende.

Las razones que sustenten su decisión de vender su casa afectarán todo, desde el precio que pedirá por su casa, hasta su decisión de cuánto tiempo y dinero estará dispuesto, o dispuesta, a invertir en preparar su casa para la venta. ¿Qué es más importante para usted: la ganancia que obtenga de la venta, cuánto tiempo su casa pueda estar en el mercado, o ambos? Distintos objetivos dictaminarán diferentes estrategias.

Sin embargo, no revele su motivo a nadie, ya que cualquiera podría usarlo en contra suya en la mesa de negociaciones. Cuando le pregunten por qué vende su casa, simplemente diga que sus necesidades de vivienda han cambiado.

2. Haga sus tareas antes de estipular el precio de venta.

La decisión sobre el precio que pedirá por su casa no debería tomarla a la ligera. Una vez establecido el precio de venta, los compradores saben qué cantidad máxima deben pagar por su casa. Establecer un precio de venta demasiado alto es tan peligroso como establecer uno demasiado bajo. Recuerde que el comprador promedio mirará a 15-20 casas al mismo tiempo que considere la suya. Esto significa que tendrán una base de comparación y, si su casa no se compara favorablemente con otras dentro del rango de precio que usted pide, no lo tomarán seriamente ni los compradores potenciales ni los agentes inmobiliarios. Como resultado, su casa podría permanecer en el mercado por mucho tiempo, y cualquier nuevo comprador podría pensar que hay algo malo con su casa.

3. Haga sus tareas.

(En realidad, su agente inmobiliario debería hacer este trabajo por usted). Investigue a qué precios se han vendido otras casas en su vecindario y en otros similares en los últimos 6-12 meses y también los precios de casas que estén actualmente en venta. Así es como los compradores potenciales evaluarán el valor de su casa.

4. Encuentre un buen agente inmobiliario que lo represente.

Casi tres cuartos de los propietarios de viviendas sostienen que no utilizarían los servicios del mismo agente inmobiliario que vendió su última casa. La falta de satisfacción se reduce a una  mala comunicación resultante en poco intercambio de información, precio final de venta menor que el estipulado y relaciones tensas. Otro informe GRATIS, titulado "10 preguntas que debería hacer antes de contratar un agente inmobiliario", le informa qué preguntas pertinentes directas debería hacer cuando entreviste a agentes inmobiliarios que deseen obtener la representación de venta de su casa. Usted puede obtener una copia GRATIS de este informe de nuestro sitio en la red de Internet.

5. Maximice el potencial de venta de su casa.

Cada año, el sector corporativo de Norteamérica gasta miles de millones en el diseño de productos y sus envases. La apariencia es crítica, y sería poco sabio ignorarla al momento de vender su casa.

Por supuesto, es imposible que pueda cambiar la ubicación y la distribución física de su casa, pero sí puede hacer mucho para mejorar su apariencia. La manera en que se vea su casa, y la sensación que transmita, generará mayor respuesta emocional que ningún otro factor. Antes de mostrar su casa a potenciales compradores, limpie como nunca haya limpiado antes: recoja objetos tirados, ordene, elimine objetos amontonados, frote, pula y quite el polvo. Arregle todo lo que necesite reparación, sin importar cuán insignificante pueda parecer. Presente su casa de tal manera que conquiste la atención positiva de sus posibles compradores.

Permita a los compradores visualizarse viviendo en su casa. La decisión de comprar una casa se basa en la emoción, no en la lógica. Los compradores potenciales quieren "probarse" su casa, tal como lo harían con una prenda nueva de ropa. Si, cuando visitan su casa, usted los sigue a todas partes señalándoles mejoras, o si la decoración de su casa es demasiado particular, les hará difícil que se sientan lo suficientemente cómodos para imaginarse dueños de su casa.

6. Facilíte a sus compradores potenciales la obtención de información sobre su casa.

Quizás le sorprenda saber que algunas herramientas de promoción que utilizan la mayoría de los agentes inmobiliarios para vender propiedades (ejemplo: las tradicionales muestras de casas abiertas al público) verdaderamente no son muy eficaces. En realidad, sólo el 1% de casas se venden en una muestra abierta al público.

Además, los compradores potenciales que lo llamen solicitando información probablemente valoren su propio tiempo como usted el suyo. Lo último que desearán es ser sujetos a un juego de mensajes telefónicos con un agente inmobiliario o a un discurso de venta no deseado. Asegúrese de que los avisos que su agente inmobiliario saque promocionando su casa especifiquen una línea telefónica pregrabada, operable 24 horas al día, con un código de identificación específico para su casa, que provea a los compradores acceso a información detallada sobre su propiedad, día y noche, 7 días a la semana, sin que tengan que hablar con nadie. Se ha comprobado que la cantidad de personas que llaman por información sobre casas en venta es 3 veces mayor cuando se utiliza este sistema. Y recuerde, cuánto más compradores compitan por su casa, mejor, porque se establecerá una atmósfera tipo "subasta", que lo colocará a usted en el asiento del conductor.

7. Conozca a su comprador.

En el proceso de negociación, su objetivo es controlar el paso y la duración de la misma. ¿Cuál es el motivo de su comprador? ¿Tiene apremio en mudarse? ¿Tiene suficiente dinero para pagar el precio que usted pide? Sabiendo esta información, usted tendrá ventaja durante las negociaciones, porque sabrá cuánto podrá presionar para obtener lo que desea.

8. Asegúrese de que el contrato esté completo.

Por su parte, como vendedor, asegúrese de divulgar todo. Los vendedores inteligentes son proactivos en exceder lo requerido por la ley y divulgar todos los defectos conocidos a sus compradores, por escrito. Si el comprador descubre un problema una vez cerrada la operación, puede iniciarle un juicio en el futuro.

Asegúrese de que el contrato de compraventa establezca todos los términos, los costos y las responsabilidades, y resista la tentación de desviarse del contrato. Por ejemplo, si el comprador le solicita poder mudarse antes del cierre de la operación, simplemente diga que no. Ahora no es el momento de tomar ningún riesgo que pueda hacer fracasar la operación.

9. No se mude antes de vender su casa.

Estudios han demostrado que es más difícil vender una casa vacía, porque transmite una sensación de desolación y olvido, perdiendo así su atractivo. Inclusive puede significar para usted la pérdida de una cantidad significativa de dinero. Si se muda, también le comunica a los compradores que usted ya tiene una nueva casa donde vivir y, en consecuencia, que está más motivado a vender. Esto, por supuesto, les dará ventaja a los compradores en la mesa de negociaciones.

Si desea más información sobre cualquiera de nuestros programas innovadores para propietarios de viviendas, llámenos.

 

Top>>

Termostatos automáticos y programables

En nuestra sociedad moderna de alta tecnología no pensamos mucho en algunos de los artefactos electrónicos que tenemos en nuestras casas. Considere, por ejemplo, el siempre presente termostato, un elemento principal en las viviendas de Norteamérica por décadas. Generalmente, aunque tiene forma de una discreta caja montada en la pared, este modesto dispositivo controla la comodidad de su familia en los días más fríos de enero y los días más calurosos de julio.

¿Qué es un termostato?

Es un dispositivo sensible a la temperatura, que controla una unidad o un sistema de acondicionamiento de espacios habitables, como una caldera, el aire acondicionado, o ambos. Cuando la temperatura en el interior de la vivienda cae por debajo de, o supera, la temperatura a la que está regulado el termostato, éste se mueve a la posición "prender", y su caldera o su aire acondicionado se activa, calentando o enfriando la casa, hasta que la temperatura alcanza el nivel que usted seleccionó para la comodidad de su familia. Un termostato, en su forma más simple, debe ajustarse manualmente para cambiar la temperatura del aire en el interior de una casa.

Operación general de un termostato

En el invierno, fácilmente puede ahorrar energía regulando el termostato a 68°F (20°C) cuando se encuentre en su casa y despierto, y bajándolo cuando se vaya a dormir o salga de su casa. Esta estrategia es eficaz y económica, siempre que tenga la voluntad de ajustar el termostato manualmente y de despertarse en una casa fría. En el verano, puede seguir la misma estrategia con el aire acondicionado, manteniendo su casa más caliente que lo normal cuando esté afuera, y bajando el nivel del termostato a 78°F (26°C) únicamente cuando esté en su casa y necesite refrigeración.

Un concepto erróneo, común, asociado con los termostatos, es que la caldera trabaja más duro que lo normal para calentar de vuelta el espacio a una temperatura cómoda, después de que el termostato fue regulado a una temperatura más baja, resultando en poco, o ningún, ahorro. Este concepto erróneo ha sido disipado por años de investigación y numerosos estudios. El combustible requerido para recalentar un edificio a una temperatura cómoda es aproximadamente igual al combustible ahorrado mientras la temperatura del edificio estaba más baja. Por lo tanto, se ahorra combustible entre el momento en que la temperatura se estabiliza al nivel más bajo y el momento en que se necesita calor nuevamente. Como resultado, cuanto mayor tiempo su casa permanezca a una temperatura más baja, más energía ahorrará.

Otro concepto erróneo es que cuanto más suba su termostato, la caldera emitirá más calor, o que su casa se calentará más rápido si regula el termostato más alto. Las calderas emiten la misma cantidad de calor, independientemente de cuán alto regule su termostato; la variable es cuánto tiempo debe operar la caldera para alcanzar la temperatura deseada.

En el invierno, puede obtener ahorros significativos reduciendo manual o automáticamente el nivel de temperatura de su termostato por cuatro horas diarias. Estos ahorros pueden atribuirse a la pérdida de calor de la vivienda en el invierno, lo cual depende, en gran medida, de la diferencia entre la temperatura interior y la temperatura exterior. Por ejemplo, si baja la temperatura de su termostato durante toda la noche, obtendrá ahorros de energía substanciales. Regulando su termostato a 10° - 15° por 8 horas, podrá ahorrar aproximadamente un 5% - 15% al año en sus costos de calefacción (un ahorro de hasta el 1% por cada grado, si la temperatura permanece baja por ocho horas). El porcentaje de ahorros logrado por bajar el nivel de su termostato es mayor en viviendas ubicadas en climas más moderados que en las ubicadas en climas más severos. En el verano, puede lograr ahorros similares manteniendo la temperatura interior un poco más elevada cuando no esté en su casa, que cuando se encuentre en ella.

Sin embargo, controlar manualmente la temperatura desde su termostato implica cierto nivel de molestia, como despertarse en una casa más fría que lo normal en el invierno y, posiblemente, olvidarse de ajustar el termostato (durante cualquier estación) cuando sale de su casa o se va a dormir.

Termostatos con ajuste automático de temperatura

Para maximizar sus ahorros de energía sin sacrificar su comodidad, puede instalar un termostato de ajuste automático de temperatura o programable. Estos termostatos ajustan el nivel de temperatura por usted. ¡Usted puede olvidarse de bajar la temperatura antes de salir de su casa a la mañana hacia su trabajo, pero un termostato programable no! Al mantener las temperaturas más altas o más bajas requeridas por cuatro a cinco horas por día, en vez de 24 horas, un termostato programable puede pagarse por si solo, en los ahorros de energía que le redituará, en un período de cuatro años.

Los termostatos programables tienen características con las cuales quizás usted no esté familiarizado. La última generación de tecnologías de termostatos residenciales se basa en microprocesadores y sensores. La mayoría de estos termostatos programables realizan una o más de las siguientes funciones de control de energía:

  • Almacenan y repiten múltiples regulaciones diarias, que usted puede anular manualmente, sin afectar el resto del programa diario o semanal.
  • Almacenan seis o más regulaciones de temperatura por día.
  • Ajustan el horario de encendido de la calefacción o el aire acondicionado, a medida que cambia la temperatura exterior.
Una nota para dueños de bombas de calor

Cuando una bomba de calor está en su modo de calefacción, bajar el nivel del termostato de una bomba de calor convencional puede hacer que la unidad opere ineficientemente, eliminando así cualquier ahorro logrado por reducir el nivel de la temperatura. La práctica más eficaz en términos de costos consiste en mantener un nivel de temperatura moderado. Hace poco, sin embargo, algunas empresas comenzaron a vender termostatos especialmente diseñados, con capacidad de reducción de temperatura, para bombas de calor, que permiten obtener ahorros a partir de reducir el nivel de temperatura. En su modo de refrigeración, la bomba de calor opera como un sistema de aire acondicionado. Por lo tanto, si sube manualmente el nivel del termostato, ahorrará dinero.

Tipos de termostatos automáticos y programables

Existen cinco tipos básicos de termostatos automáticos y programables:

  • electromecánico
  • digital
  • híbrido
  • de ocupación
  • con sensor de luz

En su mayoría, sus precios varían entre $30 y $100, excepto por los termostatos de ocupación y con sensor de luz, que cuestan alrededor de $200.

Los termostatos electromecánicos, en general los más fáciles de operar, normalmente tienen controles manuales, tales como tiritas movibles para regular un reloj giratorio, y palancas deslizables para regular la temperatura durante la noche y durante el día. Estos termostatos funcionan con la mayoría de los sistemas convencionales de calefacción y refrigeración, excepto con las bombas de calor. Los controles electromecánicos tienen flexibilidad limitada y pueden almacenar únicamente la misma cantidad de regulaciones cada día, aunque por lo menos un fabricante tiene un modelo con regulaciones separadas para cada día de la semana. Los termostatos electromecánicos son más apropiados para personas con horarios regulares de actividades.

Los termostatos digitales se identifican por sus visores de lectura digital tipo LED o LCD y sus teclados o botones de ingreso de datos. Ofrecen el rango más amplio de características y flexibilidad, y pueden utilizarse con la mayoría de los sistemas de calefacción y refrigeración. Proveen control preciso de temperatura y programación de horarios, de acuerdo con las necesidades del usuario. Programar algunos modelos puede ser bastante complicado. Asegúrese de sentirse cómodo con las funciones y la operación del termostato que elija. Recuerde: no ahorrará energía si no regula los controles o si los regula incorrectamente. Los sistemas híbridos combinan la tecnología de controles digitales con correderas o botones manuales, para simplificar el uso y mantener la flexibilidad de la unidad. Pueden conseguirse modelos híbridos para la mayoría de los sistemas, incluyendo las bombas de calor.

Los termostatos de ocupación mantienen la temperatura al nivel bajo hasta que alguien presiona un botón para activar la calefacción o la refrigeración. No se basan en la hora del día. El "período de comodidad" prerregulado dura de 30 minutos a 12 horas, dependiendo de cómo se regule el termostato. Luego, la temperatura retorna al nivel bajo. Estas unidades ofrecen máxima simplicidad, pero carecen de flexibilidad. Los termostatos de ocupación son más apropiados para espacios que permanecen desocupados por largos períodos de tiempo.

Los termostatos con sensor de luz se basan en el nivel de luz prerregulado por el propietario, para activar el sistema de calefacción. Cuando baja la luz, una fotocelda ubicada adentro del termostato percibe condiciones de desocupación del espacio y permite que la temperatura del lugar descienda a 10° por debajo de la temperatura regulada para condiciones de ocupación. Cuando el nivel de la luz sube a normal, la temperatura se ajusta automáticamente a las condiciones de comodidad. Estas unidades no requieren pilas ni programación, y se vuelven a regular por si mismas después de un corte de luz. Los termostatos con sensor de luz se diseñan principalmente para comercios y oficinas, donde la ocupación del espacio determina los requerimientos de iluminación y, por lo tanto, los de calefacción.

Selección de un termostato programable

Como los termostatos programables son una tecnología relativamente nueva, debería aprender lo más posible sobre los mismos antes de elegir una unidad. Cuando salga a comprar un termostato, lleve con usted información sobre su actual unidad, incluyendo la marca y el número del modelo. Asimismo, haga las siguientes preguntas antes de comprar una unidad:

  1. ¿El reloj de la unidad opera con electricidad proveniente del circuito de control eléctrico de bajo voltaje del sistema de calefacción, en vez de funcionar a pilas? Si es así, ¿Sufre el reloj alguna interrupción cuando se prende y se apaga la caldera? Muchos propietarios de viviendas prefieren termostatos con capacidad de operación auxiliar a pilas. ¿Es el termostato compatible con el cableado eléctrico de su unidad actual?
  2. ¿Puede instalarlo usted mismo, o debería contratar a un electricista o un contratista especializado en sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado?
  3. ¿Cuán exacto es el termostato?
  4. ¿Son sus instrucciones de programación fáciles de entender y recordar? Algunos termostatos tienen sus instrucciones impresas en su tapa o en en su caja. De lo contrario, ¿Tendrá que consultar el folleto de instrucciones de la unidad cada vez que desee cambiar los horarios de temperatura baja?

La mayoría de los termostatos automáticos y programables reemplazan completamente las unidades existentes, y son los preferidos por muchos propietarios de viviendas. Sin embargo, algunos dispositivos pueden instalarse encima de termostatos existentes y se controlan mecánicamente para permitir la reducción automática de la temperatura. Normalmente, estas unidades funcionan con pilas, lo cual elimina la necesidad de cableado eléctrico. Tienden a ser fáciles de programar y, como operan con pilas, el reloj no deja de funcionar durante cortes de energía.

Antes de comprar un termostato programable, estudie sus hábitos semanales, incluyendo a qué hora se despierta y sale de su casa, la hora en que regresa, y cuándo se va a dormir, y las temperaturas en que se siente cómodo durante esos momentos. Esto le ayudará a decidir qué tipo de termostato será mejor para sus necesidades.

Otras consideraciones

La ubicación de su termostato puede afectar su desempeño y eficiencia. Lea las instrucciones de instalación del fabricante, para prevenir "lecturas incorrectas" o ciclos innecesarios de operación de la caldera o del aire acondicionado. Ubique el termostato lejos de la luz solar directa, corrientes de aire, ventanas de techo (skylights), y ventanas. También asegúrese de ubicar su termostato en un lugar cómodo para poder programarlo.

Algunos sistemas modernos de calefacción y refrigeración requieren controles especiales. Las bombas de calor son los más comunes, y normalmente requieren termostatos especiales con capacidad de reducción de temperatura. En general, estos termostatos utilizan algoritmos especiales para minimizar el uso de sistemas auxiliares de calefacción eléctricos. Los sistemas eléctricos , tales como la calefacción eléctrica estilo zócalo, también requieren termostatos capaces de controlar directamente circuitos de líneas de voltaje de 120 volios ó 240 voltios. Sólo unas pocas empresas fabrican termostatos con capacidad de reducción de línea de voltaje.

Una forma más simple de controlar el ambiente

El mejor termostato para usted dependerá de su estilo de vida y su nivel de comodidad en diversas temperaturas adentro de su casa. Aunque los termostatos automáticos y programables ahorran energía, una unidad manual puede ser igualmente eficaz, si usted la regula diligentemente y si no le importa despertarse en una casa fría en las mañanas del invierno. Si decide elegir un termostato automático, puede regularlo de manera que eleve la temperatura antes de que usted se despierte, ahorrándole así cierta incomodidad. También funcionará en forma consistente y confiable, manteniendo también su casa a temperaturas cómodas durante los días calurosos del verano.

 

 

Top>>